8.2 Evaluación

En segundo lugar, se procederá a las evaluaciones de higiene industrial, que se realizan para valorar la exposición de los trabajadores y para obtener información que permita diseñar o establecer la eficiencia de las medidas de control.

El objetivo de la evaluación de la exposición es determinar la magnitud, frecuencia y duración de la exposición de los trabajadores a un agente. Se han elaborado directrices al respecto tanto en el ámbito nacional como internacional.

El procedimiento más habitual para evaluar la exposición a contaminantes atmosféricos consiste en evaluar la exposición a la inhalación, para lo cual es preciso determinar la concentración atmosférica del agente a la que están expuestos los trabajadores y la duración de la exposición.

La práctica de la higiene industrial se ocupa de tres tipos de situaciones:

  • Estudios iniciales para evaluar la exposición de los trabajadores.
  • Control/vigilancia de seguimiento.
  • Evaluación de la exposición para estudios epidemiológicos.

Las evaluaciones de seguimiento son necesarias en numerosas ocasiones, especialmente cuando existe la necesidad de instalar o mejorar las medidas de control o cuando se prevén cambios en los procesos o materiales utilizados.

En la práctica de la higiene industrial, los resultados de la evaluación de la exposición suelen compararse con los límites de exposición profesional adoptados, cuya finalidad es ofrecer una orientación para evaluar los riesgos y establecer objetivos de control. Cuando la exposición supera esos límites, la Higiene Industrial se encarga de proponer una acción correctora, ya sea mejorando las medidas de control existentes o introduciendo nuevos controles.

Volver a: Condiciones laborales en el trabajo > 8. El medio ambiente de trabajo