4.4 Gestión de EPIS dentro del Sistema de Gestión de la Prevención

En este contexto descrito, el procedimiento de gestión de EPIs podría encuadrarse (de hecho se suele hacer de forma habitual) dentro del procedimiento general de adquisiciones de la empresa, definiendo las especificaciones de compra adecuadas para el cumplimiento de la normativa vigente. No obstante, en este caso el concepto de “gestión” va más allá de la simple compra; se trata de un proceso mucho más complejo que, como veremos en el siguiente apartado, comienza mucho antes de la compra y no finaliza tras la adquisición.

Como hemos comentado en el apartado anterior, el proceso de gestión de EPIs debe ser riguroso y abarcar todas las fases o etapas que tiene aparejadas. La importancia de una correcta gestión de dichos equipos se pone de manifiesto con una lectura atenta de la LPRL: en efecto, en ella se dispone que la protección individual debe considerarse como último recurso preventivo, a utilizar sólo cuando no se hayan podido eliminar los riesgos de ninguna otra manera.

A continuación abordaremos los aspectos más importantes a la hora de realizar una gestión correcta de los equipos de protección individual.

La evaluación de riesgos supone el primer paso en la gestión adecuada de los EPIs. Durante este proceso, se detectan aquellos riesgos residuales que no pueden ser evitados o controlados por otros medios, orientando al técnico de prevención acerca de la necesidad de utilización de EPIs, las características de protección necesarias, las posibles incompatibilidades con otros equipos, etc.

En este proceso resulta especialmente útil la aportación de cada trabajador, ya que es él quien mejor conoce sus tareas y los procedimientos de trabajo que se aplican.

Como hemos mencionado, y tal y como dispone el artículo 15 de la LPRL, sólo en caso de no haber podido eliminar o controlar el riesgo por otros medios debemos recurrir al uso de equipos de protección individual. Esto nos sitúa, por tanto, en la fase de planificación de la actividad preventiva.

Es aquí donde debemos definir qué puestos, en función de las tareas desempeñadas, requieren el uso de EPIs, y qué tipo es el adecuado para controlar el riesgo. Aunque existen diferentes formas de definir los EPIs necesarios, los dos métodos más utilizados son:

  • Equipos de protección por puesto: en este caso se definen para cada puesto los equipos que debe utilizar el trabajador en función de las actividades que desarrolla. Para ello se elabora un listado de los equipos que debe tener el trabajador en un puesto de trabajo específico.
  • Equipos de protección por tarea: éste método define los equipos que deben utilizarse en cada tarea, creando un listado de tareas y equipos necesarios para las mismas. Para un puesto de trabajo concreto, el contenido del mismo pasaría a desglosarse en tareas, algunas de las cuales requieren la utilización de EPIs.

Así, una vez identificado un riesgo, como por ejemplo el de manipulación de cualquier sustancia química, se recoge en las propuestas de medidas correctoras, como la necesidad de utilizar “guantes de protección” o, más concretamente, “guantes de protección química”.

Para poder, asegurar una adecuada protección del trabajador es necesario un conocimiento, por parte del técnico que elabora las especificaciones de compra, de:

  • El peligro del que queremos proteger.
  • El mecanismo de actuación para provocar el daño.
  • Los principios de protección del equipo y los parámetros que definen al mismo.

La definición de los requisitos de protección y, por tanto, la especificación de compra, debe incluir como mínimo los siguientes aspectos:

  • Calidades, materiales de fabricación..
  • Confección (cosido, pegado, inyectado, etc.)
  • Normas que debe cumplir.
  • Grado o nivel de protección dentro de la norma.
  • Otros requisitos adicionales.
  • Vida útil/caducidad del equipo/durabilidad de la prenda.

Una vez comprobada la necesidad de proveer a los trabajadores de los EPIs necesarios y aprobada su adquisición, ¿quién se encarga de ella?

Esta cuestión depende del tipo de empresa, si bien hay que señalar dos aspectos importantes:

Departamento que realiza la compra:

  • Compras centralizadas: las realiza el departamento de compras.
  • Compras dispersas: las realiza cada departamento.

Volumen y periodicidad de las compras

  • Compras masivas (pedidos anuales, compras periódicas).
  • Compras a demanda.

Estos aspectos deben definirse teniendo en cuenta la realidad de la empresa, su organización, distribución geográfica, etc.

La entrega del equipo de protección al trabajador debe hacerse cumpliendo una serie de requisitos.

En primer lugar, el equipo de protección es individual por lo que se debe entregar un equipo a cada trabajador que lo requiera.

La entrega se hará siempre con acuse de recibo. Es aconsejable que exista una hoja de seguimiento por trabajador en la que consten los equipos entregados, las firmas de la recepción y la fecha de entrega, hoja que debe estar en poder del responsable del trabajador. De esta manera podremos verificar la rotación de equipos, el uso y desgaste y el adecuado estado de los mismos.

En el siguiente recurso puedes ver un modelo de documento donde se recoge la entrega de los EPIs a los trabajadores, con la firma del recibí del trabajador.

Documento de entrega de equipos de protección individual

En la entrega de nuevos equipos por deterioro o caducidad debe exigirse la devolución de los anteriores, con objeto de evitar el uso de equipos en mal estado (por alternancia del nuevo con el deteriorado) y de la picaresca en la sustracción de equipos.

El trabajador, junto con la entrega del EPI, debe recibir toda la información necesaria sobre el mismo, en particular sobre cómo usarlo, los riesgos de los que protege, las limitaciones de su uso, el mantenimiento, la conservación, la caducidad, etc. Se recomienda elaborar una Ficha Informativa en la que se reflejen, de forma clara y comprensible para el trabajador, la información que necesite a través del análisis y resumen del manual de instrucciones.

En el siguiente recurso te proporcionamos un ejemplo con lo que debe contener una ficha informativa de utilización de EPI’s

Ejemplo de ficha informativa

En la utilización de los equipos de protección individual, los trabajadores deberán:

  • Utilizar y cuidar correctamente los equipos de protección individual.
  • Colocar el equipo de protección individual después de su utilización en el lugar y forma indicados para ello.
  • Informar de inmediato a su superior jerárquico directo de cualquier defecto, anomalía o daño apreciado en el equipo de protección individual utilizado que, a su juicio, pueda entrañar una pérdida de su eficacia protectora.

Los trabajadores que deban utilizar para el desempeño de sus tareas equipos de protección individual deberán recibir del empresario la información y la formación necesaria acerca de su uso, sus limitaciones, su mantenimiento, su conservación, etc.

Esto se consigue principalmente a través de la entrega de la Ficha Informativa del equipo antes descrita y de la impartición de acciones formativas adecuadas.

En todas las fases anteriormente mencionadas debe garantizarse la consulta y participación de los trabajadores. Debemos tener siempre presente que los usuarios últimos del EPI son los propios trabajadores, y que su opinión debe ser tenida en cuenta.

El uso de un equipo en cuya selección ha participado activamente el trabajador está prácticamente garantizado, habida cuenta de que él se siente parte responsable de su elección.

En este recurso te mostramos un cuestionario para valorar la eficacia de la protección colectiva e individual, así como si los EPIs seleccionados cumplen lo establecido en la legislación aplicable.

Cuestionario de autoevaluación. Prevención en el origen. Protección colectiva. Protección individual

PARA SABER MÁS

En el siguiente enlace accederás a la Normativa Nacional: Equipos de protección individual que regula la utilización de EPIs

Aquí tienes las direcciones de algunas empresas que comercializan EPIs.

Volver a: Organización de procesos productivos en prevención de riesgos > 4. Disposición de las instalaciones y equipos de prevención y protección