1.0 Introducción

La condición de trabajo de acuerdo con el artículo cuarto de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, es cualquier característica del mismo que pueda tener una influencia significativa en la generación de riesgos para la seguridad y salud del trabajador.

Podría definirse también como el conjunto de variables que definen la realización de una tarea concreta y el entorno en que ésta se realiza, en cuanto que estas variables determinan la salud del trabajador en la triple dimensión (bienestar físico, mental y social) apuntada por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Quedan específicamente incluidas en esta definición:

  • Las características generales de los locales, instalaciones, equipos y productos existentes en el centro de trabajo. La importancia de unas condiciones físicas (espaciales, acústicas, climáticas, lumínicas, térmicas, etc.) adecuadas se hace evidente cuando se necesita crear un entorno que facilite la realización de tareas con exigencias de trabajo mental, por ejemplo el trabajo de un programador que requiere un entorno acústico controlado. Los equipos de protección individual, tales como gafas, guantes, mascarillas, ropas especiales, etc., no deben interferir con las capacidades de percepción del trabajador.
  • La naturaleza y los procedimientos para la utilización de los agentes físicos, químicos y biológicos presentes en el ambiente de trabajo y sus correspondientes intensidades, concentraciones o niveles de presencia.
  • Todas aquellas otras características del trabajo, incluidas las relativas a su organización y ordenación que influyan en la magnitud de los riesgos a que está expuesto el trabajador. El trabajo en equipo se favorece mediante el tipo adecuado de organización laboral, el clima social de la organización, la jerarquía de mando, la solución de los conflictos, mejorando el trabajo a turnos, etc.
  • Las características individuales influyen en la tensión en el trabajo, como consecuencia de las presiones que ejercen los diversos factores de carga mental. Estas características individuales incluyen el tipo y el nivel de aspiraciones personales, la autoconfianza, la motivación, las actitudes y los estilos de reacción, la capacitación, los conocimientos, la experiencia, el estado general, la salud, la constitución física, la edad y la nutrición.

También influyen las normas culturales, la situación económica del mercado de trabajo, el tipo de relación laboral y contractual, las condiciones salariales, el tipo de organización, etc.

Si la persona tiene problemas, puede equivocarse en sus decisiones, en particular en temas complejos, con lo cual las repercusiones serán tanto más graves cuanto mayor sea su responsabilidad y sus atribuciones.

Caso Aplicado:

Patricia le comenta a Reyes que deberán empezar por analizar las condiciones de trabajo, a lo que Reyes le responde que primero habrá que determinar qué se entiende por condiciones de trabajo para posteriormente pasar a analizarlas y averiguar su incidencia sobre la seguridad y salud de los trabajadores de Centrolec.

Volver a: Condiciones laborales en el trabajo > 1. Condiciones de trabajo