5.3 Seguridad eléctrica básica

Aunque los profesionales del sector eléctrico conocen el riesgo, y saben cómo evitarlo, hay que tener en cuenta que los problemas suelen surgir cuando, por imposición de ritmos de trabajo en la empresa o por la relajación que produce el convivir a diario con el riesgo (por la confianza en la propia experiencia), no se adoptan las medidas preventivas que protegen o anulan el riesgo.

Las medidas de seguridad para prevenir contactos eléctricos son:

  • Contacto directo: es el contacto de personas con partes eléctricamente activas de materiales y equipos.
    Se evita mediante alguna de las siguientes medidas:
  • Alejamiento de las partes activas de la instalación, de este modo se hace imposible un contacto fortuito con las manos.
  • Interposición de obstáculos (p.ej. armarios eléctricos aislantes o barreras de protección), con ello se impide cualquier contacto accidental con las partes activas de la instalación. Si los obstáculos son metálicos, se deben tomar también las medidas de protección previstas contra contactos indirectos.

  • Las herramientas manuales deben estar convenientemente protegidas frente al contacto eléctrico y libres de grasas, aceites y otras sustancias deslizantes.
  • Recubrimiento con material aislante (p.ej. aislamiento de cables, portalámparas…).
  • No deben instalarse adaptadores («ladrones») en las bases de toma de corriente, ya que existe el riesgo de sobrecargar excesivamente la instalación.
    Aunque usemos estas protecciones contra los contactos directos, hay ocasiones en las que concurren fallos debido a problemas de mantenimiento, imprudencias… Para hacer frente a estos errores se introducen los interruptores diferenciales, que facilitan una rápida desconexión de la instalación y reducen el peligro de accidente mortal por contacto eléctrico directo.
  • Los cables eléctricos deben protegerse mediante canalizaciones de caucho duro o plástico, cuando estén depositados sobre el suelo en zonas de tránsito o de trabajo.
  • Los sistemas de seguridad de las instalaciones eléctricas no deben ser manipulados bajo ningún concepto, puesto que su función de protección queda anulada.
  • Antes de realizar cualquier trabajo en baja tensión hay que comprobar con un verificador la ausencia de tensión.
  • No se deben realizar trabajos en instalaciones eléctricas de ningún tipo, si no se tiene la formación y autorización necesarias para ello.
  • Todas las instalaciones deben estar en buen estado y ser revisadas periódicamente.

  • Contacto indirecto: es el contacto de personas con elementos conductores (masas) puestos accidentalmente bajo tensión por un fallo de aislamiento.
    Los sistemas de protección contra estos contactos están fundamentados en estos tres principios:
  • Impedir la aparición de defectos mediante aislamientos complementarios.
  • Hacer que el contacto eléctrico no sea peligroso mediante el uso de tensiones no peligrosas.
  • Limitar la duración del contacto a la corriente mediante dispositivos de corte.Básicamente, el riesgo de contacto indirecto se evitaría mediante la toma de tierra y/o dispositivos de corte automático de la tensión o de la intensidad de la corriente (diferenciales).

  • Primeros auxilios
    Si hay alguna actividad laboral en la que la formación en primeros auxilios sea realmente vital es en aquellos trabajos que producen, transportan o manejan electricidad. En 4-5 minutos pueden producirse daños irrecuperables, por lo que una actuación a tiempo puede salvar una vida.

PARA SABER MÁS

Este tipo de noticias reflejan la gravedad de las consecuencias en los accidentes laborales debidos a la electricidad. ¡Échale un vistazo!

Herido grave por electrocución un trabajador de la central de Lada – 20minutos.es

Volver a: Condiciones laborales en el trabajo > 5. Electricidad